Gracias Amigos

Publicado por:

Queridos Amigos,
No sé cómo daros las gracias por todos vuestros mensajes de ánimo y apoyo que me habéis enviado.
Existe un problema que tal vez no sepáis y es que las comunicaciones a bordo del Archibald funcionan de manera distinta a como os imagináis.
En el barco no tengo Internet tal y como tenéis vosotros en casa, simplemente porque todavía no se ha inventado; algunos megayates llevan una especie de internet vía satélite, que no funciona demasiado bien y los precios rondan entre tres y cinco euros o más el minuto, siempre hablando de texto, imposible para una economía más bien escasa como la mía.
A bordo tengo la posibilidad de enviar y recibir unos E-mails especiales vía radio y también partes meteorológicos, de recepción más o menos rápida dependiendo de la propagación de las ondas; yo conecto con una estación en Bélgica, pero enviar tres o cuatro correos y recibir otros tantos junto con la información meteorológica a veces he tardado más de cuarenta y cinco minutos, lo malo es que cuanto más al sur navegue voy perdiendo señal y no recibiré nada hasta que pueda conectar con la estación chilena y eso será más debajo de Rio de Janeiro.
Por lo tanto, los correos que habéis ido recibiendo y los mensajes de la web los he ido mandando poco a poco mediante esta vía a Fletcher y a Vicky para que cuando tuvieran completo el texto os lo enviaran o colgaran en el Blog.
Evidentemente esa dirección de correo especial sólo la tienen diez personas y saben que no pueden saturar mi buzón porque en caso de colapso ya no podría recibir ninguno, incluso los partes meteo, muy importantes.
Ahora que estoy en tierra ya puedo conectarme de forma normal a Internet y abrir mi correo, pero… en estos sitios por los que me muevo la señal de Internet va como va y a veces tardo varios minutos en abrir un mensaje y mucho más en enviar; eso si hay internet, ya que en la mayoría de los lugares que visito no existe ni luz eléctrica.
Por lo tanto no he podido abrir vuestros correos, alguno sí y he comprobado vuestra solidaridad, pero en cualquier caso no voy a abrirlos de momento y mucho menos poder contestarlos, pero sabed que os agradezco vuestro interés y preocupación.
Imagino que esto seguirá así, o quizá peor hasta que llegue a Buenos Aires, más o menos para final de mayo, pero seguiréis recibiendo noticias que mis amigos os harán llegar incluso a través de mi dirección de correo para que sepáis como va evolucionando esta aventura.
La verdad es que de momento va a ser casi imposible ponerse en contacto conmigo, al menos si el procedimiento pasa por Internet. Me comunico con el “mundo exterior” a través de radioaficionados que a su vez conectan con teléfonos terrestres haciendo de puente, pero no siempre se escucha bien, sino todo lo contrario.
Otra posibilidad, ahora agotada, era el teléfono vía satélite, que lo he usado bastante durante la travesía para intercambiar información con el médico que me hecho el seguimiento de mi enfermedad, pero ahora la tarjeta prepago está caducada.
Evidentemente no estoy suscrito a ninguna red social, como Facebook o Twitter; si no puedo entrar, colgar mensajes, recibir ni contestar, es una tontería.
Tampoco tengo posibilidad de comunicación alternativa que implique conexión a Internet como es lógico y así tendrá que ser hasta el final de la aventura.
Yo no puedo disponer, al no tener subvención ni patrocinio alguno, de sistemas de comunicación como habréis visto en las regatas Volvo, rally Dakar, expediciones organizadas…
Creo que en estos momentos en que todo el mundo sólo piensa en estar permanentemente conectado, soy la única persona incomunicada sobre la tierra y como no hay más posibilidades así voy a tener que seguir.
En cualquier caso os repito que intentaré con mis escasos medios ir haciéndoos llegar noticias sobre el desarrollo de esta aventura, que promete ser interesante.
Un abrazo para todos y espero que me vayáis siguiendo.
Cocua.

0
  Entradas relacionadas
  • No related posts found.